Artículos de Opinión

La salud de Chávez y el tricolor

No es mentira, no se sabe a ciencia cierta la verdad en cuanto a la salud del presidente Chávez. Los comunicados oficiales, distantes de ser un parte o informe médico minucioso, solo han generado suspicacia y una ola de rumores que gana un efecto bola de nieve. Los medios de comunicación y las redes sociales han estado colmados de versiones divergentes que contribuyen a agravar la situación de desinformación sobre el real estado del paciente recién reelecto para ocupar la silla en Miraflores.

Las informaciones y noticias referentes al asunto han empañado la veracidad del hecho. Se ha caído en una oscurana casi irremediable, apoyada y orquestada por un equipo cubano-venezolano de expertos propagandistas que considera que la información es poder que inclina la balanza hacia el lado del gobierno. Los ciudadanos venezolanos por otro lado interesados en el problema, solo conocen limitadamente lo que se les ha dicho en retóricos discursos del presidente y la oficialidad, y las multifactoriales versiones extraoficiales; algunas filtradas, muchas inventadas y otras adivinadas.

20130102-222112.jpg

Entonces, ¿Qué le queda al venezolano? Rumorología pura. Cuestionar, dudar, especular e indagar son las opciones más vistosas ante la ausencia de información seria que respalde la veracidad de una versión. También poner en tela de juicio cualquier evidencia y declaración vacua; considerando que todo tiene una razón de ser, bien estudiada y dispuesta. Es por ello que los comentarios mediocres e irresponsables del vicepresidente, ministros y diputados dejan mucho que pensar. ¿Por qué no hay un informe médico? ¿Por qué tantas contradicciones? ¿Qué tiene Chávez realmente?

Estas dudas son solo la punta del iceberg. Más al fondo, un montón de interrogantes de corte legal, ético y moral que generan desconcierto y dudas. Y mientras, miles de personas siguen deseándole la muerte al mandatario que le recordó a Venezuela que existe una división social muy acentuada. Y otros, insultan irrespetuosamente llamando a la vida con muerte; defendiendo la ‘santidad’ mesiánica del hombre que tiene enquistado en el poder criollo un poco y algo más de una década.

Así se han generado y nacido muchas lecciones y oportunidades desde que Venezuela está en el purgatorio esperando lo inevitable. Primeramente para la sociedad civil, seguida del Estado y la administración pública. Estas deben comprender que el futuro de una nación y un pueblo no debe depender de la voluntad y vida de un solo hombre -que parece convaleciente-, sino en el trabajo ético en equipo, que dignifica la ya roída institucionalidad y la deteriorada democracia venezolana que lamentablemente está vendida a una idea de dominio de masas que tiene al tricolor enfermo de poder y de odio, con una salud menguada a punto del colapso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s