Crónicas

The Ku Kula Project y el Corazón Negro

Tenía ocho años sin ver a Irene. Ella estaba en “shock” y muy feliz de verme casado y con un hijo. Tenemos una buena amistad; pero por mucho tiempo desconectada. Lo último que había sabido de ella era que estaba en China, pero no conocía muchos detalles.

Mi amiga Irene

No sabía que había estudiado en Roma Historia del Arte, ni mucho menos que dedicaba su vida a servir. Con un alto sentido humano, mi vieja amiga tiene ya varios años montada en ese camino. Es algo que me llena de orgullo. Tanto, que merece un espacio en este lugar.

Me comentó, los pocos minutos que hablamos, que estaba enseñando y que estuvo en China dando clases de inglés a niños. Un poco antes estuvo en Mozambique, también trabajando y ayudando a los más necesitados. Contó cosas dolorosas, como los altos índices de contagio de SIDA en el país, o la extrema pobreza en que viven. La expectativa de vida en mozambique es de 41 años, tienden a morir pronto enfermos de tuberculosis, malaria, SIDA; o una mezcla de las tres. Pero a pesar del deprimente panorama, en las palabras de mi amiga noté una determinación de otro mundo.

Esa determinación, la que realmente cambia al mundo, que deja relegadas las palabras, me impresionó. Y lo dijo claramente en la reunión en que nos encontrábamos; “Tienes que actuar”, refiriéndose a la imperante necesidad de hacer sobre hablar.

The Ku Kula Project

Cuando me habló de su proyecto, “The Ku Kula Project”, me tocó la tecla. En ese idealismo impregnado de hechos, vi una verdad; la inmensa necesidad que tiene África (y el mundo) de acabar con la ignorancia y la pobreza por medio de la educación. Irene, en su búsqueda, ha conseguido una razón, un motivo para luchar. Y lo está logrando.

“Ku Kula” significa “crecer” en shangana, un dialecto hablado al sur de Mozambique, en Macia, donde se desarrolla todo. El nombre no puede ser más acertado, dadas las necesidades de la región y lo que plantean. Viendo las deficiencias en infraestructura y en educación, luego de dar clases en el lugar, Irene emprendió un proyecto que poco a poco, con el apoyo de muchos voluntarios y varias donaciones, se cumplirá.

Mozambique, al sur de África

El objetivo es claro; Irene junto a un sacerdote católico, el Padre Eugenio, piensa suplantar una escuela ubicada en un terreno que pertenece a una Misión Católica en el centro de Macia, por una mejor y más grande. Tienen el proyecto realizado, y será una gran escuela que permitirá más estudiantes, más clases, y en definitiva más educación. Para lograr esto están recaudando fondos y necesitan ayuda. Ciertamente, mientras más gente esté dispuesta a ayudar, más fácil será el trabajo.

Irene y el Padre Eugenio; ¡Grandes!

Personalmente, al conocer la causa e investigar un poco más, sentí la necesidad de correr la voz. La nobleza que atavía este proyecto me atrapó. Alcanzar metas para el bien de esos muchachos de Mozambique es necesario.

Mi amiga está comprometida a todo dar con “The Ku Kula Project”. En sus ojos veo las sonrisas de esos niños; ella es la fundadora y directora del proyecto. Y lo cierto es que su corazón, como ciudadana del mundo, ya no es sólo venezolano. Es parte de Mozambique, ella es una de ellos.

“Ku Kula quiere que este proyecto sirva de ejemplo de la compasión humana, de la hermandad, para lograr una cadena de ayuda. Esta es tu oportunidad para sentirte feliz y satisfecho con tu contribución, ya que con ella podrán construir una genial escuela y asegurar el futuro de miles de niños en Macia, Mozambique.”

Si quieres ayudar a Irene y a Macia, puedes hacer una donación a través de PayPal, unirte al voluntariado que tanto se necesita; o correr la voz y compartir esta publicación. También puedes seguirlos en sus Redes Sociales; Facebook: “The Ku Kula Project”; Twitter: @kukulamacia; y YouTube: “Ku Kula Macia”.

Para más información, en la página web (en inglés) podrán encontrar el proyecto completo, los planos de la escuela y muchos otros detalles que muestran el desarrollo de la propuesta y su avance: http://www.ku-kula.org/

¿Y tu? ¿Que esperas para actuar?

Anuncios

3 pensamientos en “The Ku Kula Project y el Corazón Negro

  1. Querido Gabriel,

    Se me llenaron los ojos de lagrimas al leer este hermoso reportaje que hiciste sobre mi proyecto. Gracias por escribir sobre Ku Kula con tanto amor, justamente de eso se trata mi objetivo final, que unidos, todos los seres humanos nos demos una mano para ayudar a construir un mundo mejor- sin barreras ni fronteras. Gracias, gracias, mil gracias! Fue un regalo maravilloso. Gracias por aportar un granito de arena y ayudarme a regar la voz.
    Un fuerte abrazo,
    Irene

  2. Querido hijo, para mi fue un regalo doble, ver los frutos de la educacion que Carolina, con su gran sensibilidad, propicio para Irene y leer tu amoroso comentario….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s