Cuentos Cortos

Funcionarios Corruptos, Ciudadanos Complacientes

Día 17

Como un chisme barato, esta historia es (no) ficción posible e improbable.


Cientos de cuentos se escuchan en las calles. Desde asesinatos y violaciones, pasando por las corruptelas más inclementes, hasta las muestras de honestidad más increíbles del universo.

Basta abrir un poco los ojos y escuchar el pasar del tiempo mientras los ciudadanos chismorrean.

Vivimos en una sociedad muy pintoresca, capaz de manifestar y comadrear el sublime amor del altísimo y el horrendo castigo de los infiernos. Pero en Venezuela, Moliendo sabe cómo escapar a esas idioteces. Es militar y trabaja en un destacamento en el estado Cojedes. Ha visto de todo y le pagan por ello un poco más de 2.000,00 BsF.



Chirinos, por otro lado, es Policía de Aragua. Tiene sirviéndole al estado unos cuantos años. Gana sueldo mínimo y tiene una motico que usualmente maneja su hermano para llevar a los carajitos de San Carlos a Tinaco, al liceo.  Se comparten todo; hasta la mujer.

También Pérez, en Maracay, con su silbato en la boca y el reflejo de los carros en sus lentes regalados, cuela el tránsito en una especie de embudo que unos respetan y otros no. En promedio, podría multar unas quince personas diarias, pero no lo hace. Ideal para enaltecer el oficio del nuevo oficial de la Policía Nacional Bolivariana.

Moliendo, Chirinos y Pérez tienen varias cosas en común. Los tres son zamuros de alcabala, un oficio de dudosa moralidad comprobada. No podemos juzgar sus acciones, ni crucificarlos por recibir colaboraciones de santas almas caritativas anárquicas sin carnets de circulación ni papeles vigentes. Se rayan y afincan sólo con conductores que tal vez nunca vuelvan a ver, en carreteras nacionales.

Lamentablemente el chantaje, desde hace mucho tiempo en Venezuela, equivale a multar. Mencionar boleta es llamar al soborno, un arma casi reglamentaria que deberían legalizar. Con el miedo a la ley han torturado y a más de uno le hacen apretar “la línea pectínea” al pasar por unos conos naranjas. El miedo es la ley, y son poderes, que se resquebrajan y se convierten en pocos churupos “pa’ los frescos” que se esfuman en nuestra historia.

Contando sólo las infracciones de tránsito entre los tres en un día de quincena, pueden hacer unos 3000 BsF. o más debajo de la mesa, cobrando cuotas de cincuenta “bolos” por no multar.  Los tres funcionarios del Estado, tienen sueldos marginados que redondean con esto. En las calles, también familiares y amigos los justifican. “Esos no ganan nada, y se resuelven con esos riales”, comentan con carácter complaciente y encubridor.

Pero los casos más graves, que inmiscuyen muerte, droga y otras cosas, se remiten a la estrella donde estos  3 personajes convergen: Luis Antonio Rivas, Fiscal del Ministerio Público. Es militante por conveniencia, en el estado Carabobo. Y él es quien se cuadra con abogados, jueces y victimarios. En cualquier juicio él es juzgado, fiscal, defensor, verdugo, testigo e informante.

Esta enmarañada red de corrupción que salpica y amarra a muchos estratos y ámbitos del Poder Público está al acecho. Detrás de ella está la sangre que mueve el mundo y el mismo demonio halando cuerdas con dinero. No seas parte de ella. Haz la diferencia.

No den de comer a estos seres ni acepten chantajes; porque crecerán y nos arroparán en una oscurana de dolor. La ley se cumple gracias a todos, y a pesar que las altas esferas del gobierno (como el Tribunal Supremo de Justicia, la Fiscalía de la República, la Defensoría del Pueblo, la Contraloría General de la República, la Procuraduría, la Asamblea Nacional) y otras instancias estén salpicadas de maldad, la verdadera patria independiente la hacen los ciudadanos.

El progreso, aunque se ve truncado por estas políticas silentes de violencia corrupta, también le pertenece a los ciudadanos y hay que luchar contracorriente para salir victoriosos en esta jungla de anarquía llamada Venezuela. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s