Artículos de Opinión

Mi cuento de Memoria

Hoy iba a escribir sobre el presidente venezolano, quién durante más de ocho horas ha tenido al país, y a muchos, analizando, clasificando y deglutiendo información. Pero llegué a una conclusión: no vale la pena escribir sobre eso, ni contradecir con argumentos repetitivos de otros: ya hay quienes lo hacen por oficio.

Efectivamente, demasiadas cabezas intentando refutar lo que un hombre dice, con pensamientos y sin hechos, es perjudicial para nuestra salud democrática y ayuda a la revolución chavista a su fin último; entrar en todas las cabezas así sea a la fuerza y desprestigiar a la oposición pensante.

Es por esto que debemos considerar que más importante que la “rendición de cuentas” de Chávez es la verdad del país. Ahí están nuestras memorias y cuentas reales. No pretendo redundar en cifras que ya hemos escuchado en los medios, hablar de inseguridad o de las decenas de miles de muertos en las calles durante trece años.

Tampoco es necesario caer en una diatriba ideológica e histórica tratando de buscar culpables en este desastre. Que si el capitalismo o el comunismo, la cuarta o la quinta, la corrupción o la eficiencia; Es innecesario. Filosofar y analizar muchas veces es inútil frente al alcance mediático del poder.

A pesar de ello, hay realidades que nos atañen que no podemos ignorar y tenemos que difundir. Debemos aprovechar la libertad antes de perderla: Existen errores inadmisibles en la gestión pública, sectarismo, odio y contradicciones, ocio e ideologización, mentiras y muchas otras cosas que están siendo encubiertas con presuntos logros de la revolución bolivariana. El orden en “la pea” está trastocado, pero la verdad libera, sin duda.

Por ejemplo; Hace treinta años en Punto Fijo, estado Falcón, Punta Cardón era una gran urbanización que contaba con un economato, sala de eventos y campos de golf. A estos servicios cualquiera (no solo los residentes) tenía acceso. Esas viviendas inicialmente estaban destinadas a trabajadores de la refinería, que era gestionada por la Shell. Aunque luego se nacionalizó y se convirtió en Maraven, el orden se conservó y la calidad en servicios seguía prestándose. Gran contraste con la actualidad.

Años después, al concluir el contrato con Maraven, en 2002, la gente que vivía en esas casas fue desalojada. Hoy, diez años después, esas casas siguen vacías, abandonadas, mientras el gobierno promete otras. Casos de esta envergadura hay varios; grandes obras olvidadas que como dicen, “la revolución toca, y caga”.

A pesar que muchos estamos parcializados por ideas o “percepciones” forjadas por realidades y medios, es bueno recordar estos ejemplos que nos pueden despertar un poco y despejar la bruma espesa de humo que este pote nos tiene frente a los ojos.

Escuché testimonios y comentarios que exaltaban la gestión roja en materia de vivienda y otros flancos. La “Gran Misión Vivienda Venezuela” era una de las más ensalzadas, junto a “Hijos de mi Tierra Venezuela”, “AgroVenezuela” y “En Amor Mayor”, que tienen escasas semanas “al ruedo”. Todas las mencionadas, ni a medias; son las nuevas banderas captadoras de votos del proceso en este año electoral, y son una parcial burla a las realidades del país que por un show mediático se está cayendo por el despeñadero.

Published with Blogger-droid v2.0.2
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s