Ensayos Cortos

Algo de la fe

Muchas personas con solo oír la palabra religión corren y gritan despavoridas, despotricando sobre el pasado y presente de muchas creencias. Ciertamente, las creencias religiosas de todo tipo son “cuestionables”, tomando en cuenta el carácter dogmático de las mismas, la incredulidad de la gente y que son pregonadas por hombres. Caigo en este tema sin herir susceptibilidades, ya que compartiré una verdad sobre nosotros que puede ayudaros.

Son razonables muchos argumentos esgrimidos por varios conocidos, tomando en cuenta los estándares morales dictaminados por la sociedad que en la que vivimos. La violencia encapotada y disfrazada de Palabra, muchas veces a través de la historia, por un lado azuza al amor por los pobres, y por otro lado vive en la opulencia del poder conquistando y matando. A cualquier persona le indigna semejante cinismo.

“Que si la Iglesia Católica tal o cual”, “Que si los Santeros hacen tales o pascuales”, “Que si los pastores pacatán”, “Que si los rabinos tal”. Estos son los juicios que menos debemos tomar en cuenta. La institución religiosa depende, lamentablemente, de la acción del hombre. Es por esto que se odia. Aversión. Su forma es detestada. Pero el fondo y el contenido de sus enseñanzas no han estado realmente destinados para que los humanos cosechen lo que deberían.

Tenemos que saber discernir, como seres pensantes y superiores. Si en nombre de Dios o El Islam los humanos haces atrocidades, eso no indica que Dios haga atrocidades ni que el camino esté errado. No podemos confundir la acción del hombre con la acción de la fe (a la que otras veces se le llama divina). Son cosas completamente diferentes. De la mano de los humanos se pueden ver desde las atrocidades más imperdonables de nuestra existencia, hasta la manifestación de amor más compleja.

Lo cierto es que “Por sus frutos los conocerán”*. No podemos caer en generalizaciones. Hay buenos árboles que dan buenos frutos, solo tenemos que tener olfato y saber de cuál debemos comer y creer. “¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los cardos?”* *Mat. 7:16


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s