Ensayos Cortos

El Surrealismo como Forma de Vida

Buscando cómo reenamorar cada día a mi mujer, redescubrí a Dalí. Éste había marcado mi juventud y mi niñez con cada gota y centímetro de su obra que evoca sentimientos desgarradores en mi corazón. Desde su más mínima escultura, hasta su más épica pintura, Dalí impresiona con su extraña y aberrada percepción de la realidad. Hoy, le regalé a mi mujer -como un detalle- una copia digital del cuadro de su autoría llamado Rosa Meditativa y nos atribuí la identidad de la pareja que se encuentra contemplando la rosa desde el firmamento.
Nacido en España, Dalí es una de las personalidades de la era contemoporánea que más ha dado de que hablar. A mi parecer, es el ícono póstumo del surrealismo. Toda su obra, está exageradamente empapada con aires oníricos de ensueño y en sueños eternos de ilogicidad. El estilo de su pincel, estuvo altamente influenciado por los pintores renacentistas como Miguel Ángel, Da Vinci o Botticelli y de clásicos como Goya y Velázquez. Pero apartando su técnica genial y originalísima, cabe destacar que Dalí, selló sus obras con una distintiva firma y estilo personal.
Es él, a mi parecer, el ejemplo más cuerdo de la genialidad entremezclada con la locura y la excentricidad. Poseía una personalidad desequilibrada pero firme. Era un megalómano egocéntrico que no le bastaba con ser un genio del arte; se complementaba con un caracter volátil y una forma de ser deleitantemente polémica. Llevó una vida “bohemia” codeada con la alta sociedad europea; era un amante de la buena vida y de los placeres carnales. El lujo siempre formó parte vital de su vida, y con este como compañero incondicional, tentó al diablo con sus actitudes polemizadoras.

Muchas de sus actitudes y acciones, fueron reseñadas en los tabloides. Al adherirse a la corriente surrealista en la cual no duró para siempre, justificó su genial locura (o locura genial) reflejada en su vida social. Ciertamente junto a Gala, su mujer eterna y modelo, vivió una vida donde los estándares convencionales y los paradigmas fueron destruidos para crear una nueva forma de vida bastante envidiable. Tan polémicas fueron sus acciones, que el grupo de artistas surrealistas al que pertenecía empezó a referirse sobre él como si estuviera difunto. Eso fue a raiz de un juicio, en donde lo expulsaron del colectivo de artistas. A esto, Dalí les espetó acertadamente en son individualista: “Cómo me van a expulsar, si yo soy el Surrealismo”. Estoy completamente de acuerdo con su aseveración; la realidad mata a la humildad en este caso.Su obra épica y más famosa fue “La Persistencia de la Memoria”, un cuadro pintado con óleo sobre lienzo que expresa su percepción sobre el tiempo intangible y relativo y el espacio y su volubilidad. Los relojes flácidos contextualizados, expresan como se escurre el tiempo en la vida sin existir concreción en ésta y concuerdan con la teoría de la relatividad de Einstein en la que el tiempo es una variable modificable. La obra está ambientado en el amanecer de Portlligat, donde vivió Dalí por décadas. Él, expresó una vez sobre su obra ya enaltecida suscitadas veces por la opinión pública: “Lo mismo que me sorprende que un oficinista de banco nunca se haya comido un cheque, asimismo me asombra que nunca antes de mí, a ningún otro pintor se le ocurriese pintar un reloj blando“.

La Persistencia de la Memoria, de Salvador Dalí

Seguramente, esta actitud innovadora fue la que inmoló a Dalí como el artista plástico más influyente del siglo XX (a mi parcer). Sus cualidades como dibujante, lo catapultaron a una de las mejores escuelas de artes plásticas de España de la cual luego fue expulsado, por su actitud excéntrica y poca humildad. Su ego estaba tan marcado que llegó a popularizar frases que permanecen en el argot artístico contemporáneo. Con tan sólo quince años, escribió una vez: “Seré un genio, y el mundo me admirará. Quizá seré despreciado e incomprendido, pero seré un genio, un gran genio, porque estoy seguro de ello”. Es esa una pequeña muestra de los usuales comentarios de Dalí que con el pasar de los años se acrecentaron.

Premonición de la Guerra Civil, de Salvador Dalí

Salvador Dalí no sólo se desenvolvió en las artes plásticas y el dibujo. También, empleó el uso rebuscado e inteligente de sus palabras para escribir una novela y varias columnas, guiones y críticas de arte. Tenía una notable admiración por “su obra”, en todos los aspectos. No me atrevería a decir que admiraba “el arte”, por su egocentrismo.

También su amor por el cine y la fotografía, ciencias “nacientes” a principios de siglo, logró que se asomara y cabalgara en esos generos con la genial destreza que le caracterizaba. Estoy plenamente seguro que si Dalí se hubiera dedicado a otra cosa diferente a las artes, habría sido un genio trascendente de igual manera. Era algo inscrito en su código genético o en su alma. A traves de su fotografía y colaboraciones con fotógrafos, también logró expresar los rincones recónditos de su abstracto subconciente.

Skull, de Phillippe Halsman con la participación de Dalí
Dalí Atómicus, Fotografía de Phillippe Halsman con colaboración de Dalí

Mientras se desarrolló la vida de nuestro ególata pintor, los críticos y la opinión pública acompañaron sus pasos. Tal vez, apartando la técnica pictórica y su genialidad, lo que le dio un toque consumista a su vida, fue el simple hecho de que vivía acorde a sus deseos. Paralelamente a la segunda guerra mundial, mientras vivía en los Estados Unidos, negoció con los grandes de Hollywood y entregó parte de sus esfuerzos a la realización de ambientacion de teatro y cine, publicidad y bienes de consumo. La crítica llegó a catalogar esas actitudes como un despilfarro de arte, por la forma de mercantilizar su talento y entregarse al diseño gráfico.

Pero a pesar de las polémicas, sé que a Dalí le resbalaron las críticas. Su amplia y extensa obra -con tintes ideológicos, “apolíticos”, ilógicos, dramáticos, morbosos, ególatras, egoistas y cristianos- iconizó su silueta que se lo convirtió en artista que llegó a vivir de su arte y de su ego. Dalí, en esencia, hizo del surrealismo, una forma de vida que no cabría en seis párrafos. Les dejo a continuación, varios links para que se deleiten con la obra del genio loco.

Cesta de Pan, Dalí

Dalí


http://www.salvador-dali.org/dali/coleccio/es_50obres.html

http://www.3d-dali.com/
http://members.tripod.com/lizard_CR/dali/HOME.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s